Lo Último

Imputaron a Lionel Messi y a su padre en una causa por lavado de dinero

(AFP)

Lionel Messi y su padre Jorge fueron imputados por el fiscal en lo Penal Económico Pablo Turano por presunto lavado de dinero en el manejo de fondos de la Fundación que lleva el nombre del jugador.

La causa se inició a principio de octubre por la denuncia de un ciudadano argentino radicado en España, que trabajó entre 2012 y 2014 para la Fundacion Leo Messi – en un principio ad honorem-, con la promesa de que la fundación del jugador ayudaría en el futuro a su ONG a desarrollar sus proyectos sociales, algo que -según su denuncia- no se concretó. El expediente recayó en el Juzgado Federal en lo Penal Económico a cargo de Gustavo Meirovich.

Según la presentación -que es patrocinada por Miguel Angel Pierri y Pedro Fontanero y a la que Infobae tuvo acceso-, la Fundación del jugador habría sido utilizada como "pantalla" para captar recursos que luego eran presuntamente desviados, parcialmente, hacia cuentas en el exterior de la familia Messi o de terceros, en lugar de destinarse a los fines benéficos previstos. Tras advertirle al padre del jugador sobre las presuntas maniobras irregulares de dinero que había advertido, este ex empleado renunció.

Este miércoles 31 de octubre esta persona se presentó a ratificar y ampliar la denuncia, después de haber viajado especialmente desde España, convocado por el Juzgado.

Infobae habló con él por teléfono varias veces antes de la denuncia y luego de su ratificación esta semana, y accedió a parte de la documentación acompañada en Tribunales. Por el momento pide reserva de su nombre por razones de seguridad de su familia. "La idea de por qué decidí ir a la Justicia es mostrar el problema de fondo: que la ayuda no llegan en realidad a quienes más lo necesitan por no haber mecanismo de control eficientes", explicó.

Pese a que la Fundación Messi se creó en España en 2007, no se inscribió formalmente en el Registro de Fundaciones de Barcelona hasta 2013, cuando Messi empezó a tener problemas con la Justicia española por evasión de impuestos. Esto implicó que durante seis años la organización existiera en una suerte de "limbo legal", sin una autorización como persona jurídica, para no tributar impuestos sobre el dinero que recibía, ni beneficiar con deducciones impositivas a sus donantes.

Filial rosarina floja de papeles

Parte del dinero recibido como donaciones en la casa central de la entidad en Barcelona, eran transferidos a su filial en Rosario para acciones benéficas.

En 2009 se creó una filial en Rosario , que fue dada de baja por no presentar declaraciones juradas. Se volvió a inscribir en la misma ciudad natal del jugador en 2013 como Fundación Privada Leo Messi, pero la AFIP le bloqueó el CUIT por no haber presentado las declaraciones juradas correspondientes tres años seguidos.

Las dos fundaciones, con el nombre ligeramente cambiado, declararon el mismo domicilio, Alvear 1670, donde funciona un estudio jurídico.

De acuerdo con la información disponible en la Inspección General de Personas Jurídicas de la Provincia (IGPJ) de Santa Fe, la Fundación Messi no presentó balances en el país, pese a que firmó en la Argentina numerosos convenios de patrocinio con distintas empresas.

Esta situación le valió que hubiera dos inspecciones de oficio por la delegación rosarina del organismo responsable de controlar las empresas, asociaciones y fundaciones inscritas en esa provincia. Según pudo saber Infobae, los inspectores de la IGPJ enviados al domicilio informado como sede de la fundación en Rosario no encontraron ninguna actividad relacionada con aquella.

La Fundación hizo, finalmente, septiembre una presentación en la delegación de la IGPJ rosarina que, según fuentes del organismo, estaría “floja de papeles”. El organismo decidió pedir más precisiones “porque habría partidas destinadas a la imagen del jugador”.

La denuncia alcanza a Messi, a su padre, a su hermano Rodrigo -todos miembros del directorio de la Fundación- y a Alejandro Rebosio, titular de Social Team, la agencia con la que la Fundación Messi se asoció durante cuatro años, hasta 2014, para desarrollar proyectos sociales. Según el denunciante, Rebosio y Social Team habrían estafado a su ONG, y una gran cantidad de las acciones sociales comprometidas por la Fundación no se habrían concretado.

Infobae se contactó con el hermano de Messi, Rodrigo, por mensaje de texto. Molesto por las publicaciones que, en su opinión, buscan perjudicar al jugador, a la Fundación Messi y a su familia, declinó hacer comentarios.

Números bajo sospecha

En la denuncia que dio origen a la imputación del fiscal Turano, se señalaba que el ex empleado había tenido “información importantísima que le permitió ver, a nuestro representado, que el dinero invertido en proyectos de acciones sociales era muy poco, y que, asimismo, en muchas acciones había empresas privadas que apoyaban con dinero, además de incluir los partidos mal llamados a ‘beneficio’ que se realizaron en Latinoamérica, los cuales significaron incluso un gran ingreso. Es decir, siempre hubo una política clara de destinar la menor cantidad de recursos posibles a acciones sociales, y administrar la Fundación como una empresa“.

A lo largo de 10 páginas, se detallaban distintas situaciones en el manejo de fondos de la Fundación de las que fue testigo este ex empleado, y que ahora quedaron bajo la lupa judicial. “Se invirtió y se invierte un dinero menor en acciones sociales de a lo que efectivamente se muestra en la web institucional, en las redes sociales y en los medios de comunicación. Se realizaron y realizan alianzas sociales donde empresas ponen su dinero en la Fundación, y luego se ‘dibuja fiscalmente’ como que lo invierte la Fundación desde el dinero que está obligado a tributar, con los contratos comerciales que realiza con Leo Messi Managment en España o el mundo, en los cuales siempre vuelca un porcentaje en la Fundación”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close