Lo Último

Para salvar a la mariposa monarca en México, científicos decidieron crear un bosque

Las mariposas que se reproducen al este de las Montañas Rocosas desde el sur de Canadá y gran parte de Estados Unidos viajan al centro de México a los sitios de hibernación en los estados de Michoacán, y Estado de México. Los mismos individuos que llegaron a México (generación Matusalén) emprenden el viaje de regreso a Estados Unidos al principio de la primavera. Esta migración incluye más del 90% de la población de mariposas Monarca de Norte América Foto: (Semarnat)

Los efectos del cambio climático han generado alteraciones drásticas no sólo en ecosistemas variados que nos rodean sino también en el comportamiento animal, parte de esta afectación se ha dado en las mariposas monarca, que milenariamente realizan un viaje desde Canadá y
Estados Unidos al centro de México.

Las regiones donde se han avistado las generaciones de mariposas monarca han cambiado, se han distribuido en áreas afuera de la Reserva de la Biosfera de mariposas Monarca ubicadas en el Estado de México y Michoacán, lo que tiene un impacto directo tanto en la supervivencia de esta especie así como en la economía de las familias locales que se dedican al turismo.

Sin embargo científicos proponen un innovador proyecto para salvar a la mariposa monarca, los investigadores mexicanos están "moviendo" un bosque a más de 300 metros (1,000 pies de altura) en una montaña.

Un grupo de habitantes de la zona se han asociado con científicos en un experimento monumental: están tratando de crear un bosque entero a la punta de la montaña.

En los últimos años, el equipo de investigadores ha supervisado la reubicación de alrededor de 1,000 árboles jóvenes que crecían en altitudes más bajas hasta elevaciones más altas y más frías Foto: (Semarnat)
En los últimos años, el equipo de investigadores ha supervisado la reubicación de alrededor de 1,000 árboles jóvenes que crecían en altitudes más bajas hasta elevaciones más altas y más frías Foto: (Semarnat)

En uno de los primeros viajes de exploración de los científicos a la región hace varios años, los lugareños sugirieron que se encontraran con Francisco Ramírez Cruz, un granjero habitante del Ejido La Mesa, una comunidad que se superpone al Monarca Reserva de la Biósfera de mariposas (un parque nacional a menos de dos horas de la Ciudad de México).

Conocido como "Don Pancho", Ramírez es un ex líder electo de La Mesa y es considerado un héroe por ayudar a llevar electricidad al área a fines de los años ochenta. Lo más importante es que conoce el bosque íntimamente, gracias al tiempo que pasó allí, a partir de los años cincuenta.

Ramírez ha visto de primera mano los efectos del cambio climático: campos secos en el invierno, tormentas eléctricas violentas en el verano y sintió un llamado a proteger a las mariposas, cuya llegada y salida anuales han ayudado a la comunidad a marcar el paso del tiempo.

Cada otoño, cuando las mariposas llegan como por arte de magia desde Canadá y el este de los Estados Unidos, deslizándose por millones de personas por las colinas de La Mesa, los lugareños detienen lo que están haciendo y miran hacia arriba para admirarlos. Hacen lo mismo cada primavera, cuando las mariposas se van.

El cambio climático ha hecho que la temporada de lluvias sea más corta y más brutal que en años anteriores, con una estación más seca que es aún más seca, relató al periódico Los Angeles Times.

"En los primeros días, no sabíamos de dónde venían", dijo Ramírez, quien habla de la manera en que las mariposas se mueven, lenta y deliberadamente. "Pero siempre hemos estado tan felices de verlas".

Él cree que proteger a la mariposa y su hábitat también ayudará a proteger a su pueblo, que depende de la madera del bosque y de los turistas que acuden a la región para ver a los monarcas.

Conocido por el honorífico "Don Pancho", Ramírez es un ex líder electo de La Mesa y es considerado un héroe por ayudar a llevar electricidad al área a fines de los años ochenta. Lo más importante es que conoce el bosque íntimamente, gracias al tiempo que pasó allí, a partir de los años cincuenta.

Está de acuerdo con Cuauhtemoc Saenz-Romero, un genetista forestal que contrató a Ramírez para ayudar con el proyecto, en que es necesario crear un ecosistema donde las mariposas puedan sobrevivir.

"Es una idea que puede sonar radical", dijo Saenz-Romero. "Pero para finales de siglo puede ser absolutamente necesario".

Las mariposas que invernan aquí, conocidas como monarcas orientales, buscan refugio en los abetos de oyamel que se elevan dentro y alrededor de la reserva.

Los árboles, conocidos como "abetos sagrados" debido a que su forma cónica recuerda las manos unidas en la oración, ofrecen un dosel denso que actúa como un paraguas para las mariposas que se agrupan por miles en sus troncos y ramas. El oyamel protege a las mariposas de las frías lluvias del invierno y crea un microclima lo suficientemente frío como para mantener a las mariposas en estado de hibernación, pero no tan frías como para matarlas.

Cuauhtémoc Sáenz-Romero, es un genetista forestal que intenta mover un bosque entero a una altura de 1,000 pies de altura en una montaña para ayudar a preservar el hábitat de las mariposas monarca que se reúnen cada año en la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca de México.

Los científicos temen que el cambio climático pueda acabar con estos abetos por completo.

Un documento de investigación de 2012, coautor de Saenz-Romero y publicado en Forest Ecology and Management, encontró que el área adecuada para el oyamel probablemente disminuya en un 96% para 2090 y desaparezca por completo dentro de la reserva.

La región se está calentando a un ritmo tan acelerado que los árboles no podrán adaptarse, dicen los científicos, y necesitarán ayuda para migrar a áreas donde se prevé que el clima sea adecuado para ellos en los próximos años.

En los últimos años, el equipo de investigadores ha supervisado la reubicación de alrededor de 1,000 árboles jóvenes que crecían en altitudes más bajas hasta elevaciones más altas y más frías.

"Tenemos que ayudarlos", dijo Saenz-Romero, profesor de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. "Ellos no pueden hacer esto ellos mismos".

"El mundo está perdiendo mariposas monarca a un ritmo sorprendente, ya que la tala, los herbicidas y otras actividades humanas destruyen los hábitats naturales".

Ramírez y los científicos se han convertido en amigos rápidos. Cuando los ayudó a buscar el lugar adecuado para plantar la primera ronda de árboles jóvenes, insistió en que los investigadores permanezcan en su granja, que ofrece alojamiento modesto (el inodoro es un balde), pero vistas impresionantes de los picos cubiertos de nieve.

En medio del huerto de manzanos y ciruelos de Ramírez, los científicos lo ayudaron a construir un pequeño invernadero, donde atiende a varias docenas de árboles jóvenes que fueron extraídos del bosque y finalmente serán replantados.

Arriba de la montaña, se estacionaron y caminaron unos minutos hasta el primero de los dos sitios de plantación, un claro que había sido creado por un incendio forestal tres décadas antes. Las filas de árboles pequeños crecían, cada una marcada por una cuchara de plástico rosa atascada en la tierra. En los tres años y medio transcurridos desde que los científicos contrataron a los lugareños para ayudar a plantar estos árboles jóvenes, los árboles han crecido de 17 centímetros a un metro con 20 centímetros, un gran éxito.

Esperan expandir el proyecto y establecer los árboles en altitudes aún mayores en otras montañas cercanas: sembrar ecosistemas ahora que las monarcas podrían usar más tarde si las temperaturas continúan aumentando.

La llamada migración asistida está ocurriendo en otras partes del mundo, incluido Canadá, donde las operaciones de silvicultura comercial han comenzado a reemplazar los pinos muertos por una especie de alerce que crece en elevaciones más bajas y más secas. El movimiento de plantas es controvertido entre algunos científicos, quienes advierten sobre consecuencias no intencionadas cuando los humanos intervienen en el curso de la naturaleza, pero se considera cada vez más como una respuesta necesaria a un clima que cambia rápidamente.

"No hay duda de que las cosas van a cambiar", dijo Chip Taylor, profesor retirado de ecología en Kansas y director de Monarch Watch, que administra un programa de marcado de mariposas. El experimento en México, si tiene éxito, es una solución a corto plazo, dijo. Pero es una importante.

"Lo que hacen estas medidas es darnos tiempo para abordar el cambio climático", dijo. "Si no hacemos algo con el tiempo sobre las emisiones de CO2, al final, los nuevos árboles también serán expulsados ​​de la montaña".

En las últimas dos décadas, la población de monarcas que pasaron el invierno en México ha disminuido de aproximadamente 1.000 millones a menos de 100 millones. Si se extinguen, marcaría la pérdida de uno de los pocos insectos migratorios del mundo, además de las invaluables implicaciones simbióticas que representarían .

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close