Lo Último

Perdimos una batalla contra el crimen organizado, dice Paraguay tras masiva fuga de reclusos

FOTO DE ARCHIVO-Soldados paraguayos están parados en un puesto de control en Pedro Juan Caballero, cercana a la frontera brasileña de Ponta Pora, 2 de mayo del 2010. REUTERS/Jorge Adorno (JORGE ADORNO/)

ASUNCIÓN, 20 ene (Reuters) – El Gobierno paraguayo dijo el lunes que perdió una batalla contra el crimen organizado tras la fuga sin precedentes de 75 reclusos de una prisión del norte del país, que abrió un debate sobre el poder del narcotráfico en la zona y la corrupción del sistema penitenciario.

Los presos pertenecen en su mayoría al Primer Comando de la Capital (PCC), la facción criminal más poderosa de Brasil, y cavaron un túnel antes de salir el domingo de la cárcel regional de Pedro Juan Caballero, ubicada a unos 400 kilómetros al norte de Asunción en la frontera con Brasil.

Funcionarios del Gobierno dijeron poco después de conocerse la fuga que hubo complicidad de parte de empleados de la penitenciaría y el ministro del Interior dijo que el túnel fue probablemente un recurso para "legitimar la liberación".

La ministra de Justicia, Cecilia Pérez, sostuvo en una conferencia de prensa que algunos reclusos llevaron consigo electrodomésticos y otros objetos personales antes de abandonar el penal.

"Que la República del Paraguay tiene una debilidad en su sistema penitenciario, no hay duda, es un hecho más que conocido (…) también hubo una aproximación equívoca de parte del sistema de inteligencia", reconoció el secretario general de la presidencia, Juan Villamayor.

"Esta es una guerra contra el crimen organizado, hay batallas que vamos a ganar (…) y bueno, hemos perdido una", agregó el principal asesor del presidente derechista Mario Abdo en declaraciones a periodistas.

Además de la búsqueda de los fugados, Abdo ordenó reforzar la presencia policial y militar alrededor de las cárceles en todo el país y mantener un contacto permanente con autoridades de Brasil para el control de la frontera seca que divide el departamento Amambay con el estado brasileño Mato Grosso do Sul.

La zona es considerada de tránsito para el tráfico de drogas y un lugar de operaciones de bandas como el PCC y el Comando Vermelho, otro grupo criminal poderoso de Brasil.

En los últimos años, el número de reclusos vinculados a estos grupos aumentó al igual que los intentos de fuga y motines en las sobrepobladas cárceles del país.

El Gobierno declaró emergencia penitenciaria en setiembre, poco después de la fuga de un líder del Comando Vermelho en medio de un ataque armado al móvil que lo trasladaba en Asunción.

Tres meses antes, un enfrentamiento entre reclusos del PCC y de un grupo rival en una cárcel del departamento San Pedro dejó 10 internos muertos, varios de ellos decapitados.

"Hay muchos responsables directos, cómplices y encubridores dentro del mismo gobierno y su sistema de seguridad (…) el crimen organizado se ha apoderado de las Instituciones del Paraguay", dijo el presidente del opositor Partido Liberal, Efraín Alegre, en una declaración.

"En política siempre las batallas perdidas van a ser más importantes que las ganadas", señaló por su parte Villamayor. "Pero la ciudadanía tiene que estar tranquila, la guerra contra el crimen organizado va a continuar", agregó.

(Reporte de Daniela Desantis y Mariel Cristaldo, Editado por Juana Casas)

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close