Lo Último

Amarga Navidad: 425 empleados temporales de Metrosalud protestan por despidos masivos

/ Tomada del sitio web de Metrosalud

Pese a haberlo negado en octubre pasado, y luego de meses de especulación por el tema, Metrosalud finalmente anunció, el pasado jueves 23 de diciembre, que terminó con los contratos de 425 trabajadores de la planta temporal, que prestaban servicios asistenciales y administrativos.

“El déficit presupuestal con el cual fue proyectado en 2019 el presupuesto para la vigencia 2020, estimado en 35 mil millones de pesos; lamentablemente ha llevado a la actual administración de la ESE Metrosalud a tomar decisiones para asumir su sostenibilidad y garantizar la estabilidad de los servicios, dado que los recursos recaudados no alcanzan a financiar las obligaciones contraídas por la institución”, informó la empresa social del Estado (ESE) a través de un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

Entre las explicaciones ofrecidas por la entidad prestadora de servicios de salud también se incluyeron las restricciones impuestas por la pandemia del covid-19, que impactó en la forma en la que se atiende desde las unidades de urgencias y de odontología; así como en la cancelación de cirugías programadas. Todos rubros que le generan flujo de caja.

La decisión, sin embargo, generó protestas por parte de los afectados y de las organizaciones sindicales de la salud del departamento de Antioquia, que venían advirtiendo sobre el posible despido masivo desde octubre pasado. Gonzalo Vélez, miembro de Asmedas, ya había dicho que “es clara la pretensión de que se intenta cerrar algunos centros de salud para disminuir la cantidad de personal necesario. Cada lugar que se cierre es un servicio menos para la comunidad vulnerable de esa zona”.

No obstante, la entidad salió al paso de inmediato y, aunque reconoció que si estaba pasando problemas financieros, incluidas las deudas de algunas EPS y entidades territoriales, que superan los $80 mil millones, así como el compromiso con el Gobierno Nacional que, dijeron, les debe 12 mil millones por la atención a ciudadanos venezolanos, no se consideraba la posibilidad de dejar a sus funcionarios sin empleo.

Al respecto, Martha Cecilia Castrillón, gerente de Metrosalud había asegurado en ese momento que “históricamente Metrosalud ha sido inviable en sus finanzas. Este año tenemos que definir si continúa o no la Planta Temporal. Propusimos 18 estrategias y ninguna de ellas implica que se haga una reestructuración”.

Aunque el tema quedó ahí, las alarmas se volvieron a prender el 14 de diciembre, cuando miembros de la Asociación de Empleados y Trabajadores de Metrosalud (Asmetrosalud) denunciaron la incertidumbre en la que estaban trabajando 404 empleados de la planta temporal, entre ellos 115 médicos y 57 enfermeras, que no habían recibido noticia sobre su continuidad para 2021.

Esto porque los trabajadores, que tienen contrato hasta el próximo 31 de diciembre, no habían sido llamados para sus evaluaciones de desempeño. Para ese momento, explicó la presidenta del sindicato, Gloria Cadavid, “ya debieron haber llevado a la junta directiva la aprobación y renovación de esa planta temporal y eso colapsaría la ESE Metrosalud. Si el 31 de diciembre se acaba esa planta temporal y ellos no regresarían en el mes de enero se colapsarían los centros de salud, no tendríamos la posibilidad de atender la gente ni despachar los medicamentos”.

Pues bien, tras la junta directiva que se realizó el 22 de diciembre pasado, finalmente se cumplió lo que los trabajadores temporales de la entidad municipal más temían: inician el año sin trabajo.

Sobre la situación, Metrosalud agregó en su comunicado, que “se encuentra realizando las solicitudes pertinentes al Ministerio de Trabajo para facilitar el concepto jurídico que, como su intención lo demuestra, proteja a los funcionarios de la institución a través de la inyección de recursos para ello”.

Además, la entidad confirmó que está contemplando diferentes alternativas “que permitan la correcta finalización del periodo de planta temporal”, como redistribuir las cargas laborales, proyectar servicios basados en la productividad, demanda y frecuencias de uso; análisis de costos de procesos para disminuir la brecha entre los mismos y los ingresos y dinamizar el modelo de atención en salud.

Lee también: Con la salida de Alicia Arango y Carmen Vásquez, Iván Duque se queda sin su gabinete paritario

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close