Lo Último

Veeduría de Bogotá pidió reparación para víctimas de daños materiales del 9 de septiembre

Manifestantes prenden fuego en una calle para bloquear el tránsito de vehículos durante una protesta después de que un hombre, que fue detenido por violar las normas de distanciamiento social, murió al recibir descargas electricas sucesivas por dos policías en Bogotá, Colombia, 11 de septiembre, 2020.. REUTERS/Luisa González (LUISA GONZALEZ/)

Guillermo Rivera, veedor distrital, anunció a través de un video en las redes sociales de la entidad, que interpuso una acción popular ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, por medio de la cual busca que las víctimas de daños materiales de las protestas del 9 y 10 de septiembre del año pasado sean reparadas.

En entrevista con Caracol Radio, Rivera afirmó: “nosotros presentamos a finales del año anterior una acción popular, en la que solicitamos fundamentalmente dos cosas: primero, que se rote a los uniformados y a los diferentes cuadrantes de las estaciones de policía de la capital, a fin de que no se mantenga esa relación extensa entre las personas que viven en las comunidades que fueron afectadas por los hechos el 9 y 10 de diciembre”.

El veedor distrital considera que los uniformados que permanezcan durante mucho tiempo en las diferentes estaciones de policía pueden tener conflictos con los ciudadanos y se pueden presentar relaciones incómodas entre ellos.

Frente al segundo punto de la acción popular interpuesta ante el Tribunal, Rivera señaló: ”solicitamos que se repare la afectación a los bienes materiales que sufrieron muchas personas durante esos mismos hechos. A finales del año anterior nos encontramos con que varios establecimientos de comercio, varias residencias fueron afectadas y hasta este momento no han recibido ningún tipo de apoyo por parte de la Policía Nacional ni el Ministerio de Defensa. Me parece que lo mínimo es que estas dos entidades asuman los costos de esas reparaciones locativas que requieren”.

Durante la entrevista con Caracol Radio, Rivera fue cuestionado respecto a los daños físicos que reportaron algunos de los habitantes de las zonas afectadas.

“Eso depende de las decisiones judiciales. Nosotros estamos atentos también al desenlace de las investigaciones judiciales que ya se adelantan, de hecho a finales del año pasado también generamos una solicitud al señor fiscal, en la que le pedimos que se adelanten las investigaciones desde una unidad de derechos humanos y no desde otros despachos, porque la gravedad de los hechos a nuestro juicio, amerita que esas investigaciones se den en la unidad correspondiente”, respondió Guillermo Rivera, veedor distrital en la emisora radial.

El veedor también se refirió a la desconfianza de los ciudadanos frente la Policía Nacional, “por esta razón nosotros desde hace meses hemos venido insistiendo en una reforma estructural de la Policía, pero desafortunadamente no hemos visto ambiente ni en el Gobierno nacional ni en las mayorías del Congreso para que esas reformas se adelanten que sería lo ideal. Pero mientras ello ocurre y eso se pueda dar, lo que sí nos parece es que no siga existiendo una relación entre las comunidades con varios de los uniformados que participaron de las protestas en septiembre”.

Según informó RCN Radio, se espera que la acción sea respondida en los próximos días. Además, la Veeduría también solicitó medidas cautelares para el censo de daños materiales y poner en marcha la rotación ya mencionada de los uniformados.

La entidad ha venido haciendo acompañamiento a ciudadanos de ese sector del norte de la ciudad, uno de los más afectados por las jornadas de violencias que se vivieron después de la muerte de Ordóñez en medio de un procedimiento policial, compartió la cadena de radio.

Jornada de protestas

La violencia que se desató la noche del miércoles 9 de septiembre en Bogotá fue la consecuencia de diferentes inconformidades de los capitalinos contra la Policía, que se volvieron a encender por el asesinato de Javier Ordóñez en la madrugada de ese día.

Las manifestaciones empezaron cerca de las seis de la tarde y se extendieron hasta altas horas de la madrugada, convirtiendo a la ciudad en un verdadero campo de batalla que dejó como saldo, según cifras oficiales, siete muertos -todos civiles- y 140 personas heridas, 87 policías y 53 civiles.

Le puede interesar:

“En Colombia no existe déficit de talento humano en salud, sino de contratación justa, digna y pagos oportunos”: gremio de la salud.

“No jugaré dos veces de visitante contra los mismos equipos”: presidente de Jaguares de Córdoba.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close