Lo Último

Judíos se preparan para un Pésaj en medio de pandemia

El Pésaj y su historia épica, sobre cómo los judíos escaparon para ser libres luego de que unas plagas atacaron a sus opresores, adquirieron una relevancia particular este año, mientras los judíos buscan cómo conmemorar la festividad en medio de un brote de lo que se siente como una plaga en la vida real.

El coronavirus ha obligado a las familias judías a limitar las comidas para celebrar el Pésaj, conocidas como séder. Ahora serán si acaso reuniones pequeñas y de un solo hogar.

Pero la pandemia no ha eliminado la conexión que los judíos de todos los contextos sienten en una de las festividades más importantes de su calendario, y, para muchos, la crisis global ha intensificado su significado.

El rabino Noam Marans, director de relaciones interreligiosas del Comité Judío Estadounidense, describió la seriedad del Pésaj durante el coronavirus recitando una parte fundamental de la Hagadá, el libro sagrado que los judíos utilizan en la festividad.

“’Este año estamos esclavizados, el próximo año seremos libres’. Esa aspiración es muy real este año”, dijo Marans, con la esperanza de una victoria futura sobre la enfermedad COVID-19.

Debido a que el espíritu de que todos son bienvenidos en las séder se ha visto limitado por las normas de salud pública impuestas para frenar la propagación del virus, las comunidades judías más liberales están adoptando conexiones digitales con familiares y amigos lejanos.

Los judíos de todas las ramas de la fe también están aprovechando la oportunidad para garantizar que aquellos en poblaciones en alto riesgo tengan suficientes alimentos, incluido el pan sin levadura conocido como matzá, que representa el éxodo de sus antepasados de la esclavitud en Egipto.

El movimiento Jabad-Lubavitch del judaísmo jasídico ha expandido su distribución anual de sus paquetes de “séder para llevar”, que generalmente estaban destinados para gente hospitalizada o judíos confinados en casa, para ayudar a servir a familias e individuos que estén en sus hogares durante la cuarentena. El movimiento tiene previsto distribuir 250.000 kits a lo largo y ancho de Norteamérica.

Con el coronavirus causando interrupciones en la tradición del Pésaj, distintas ramas de la fe están ofreciendo sus propias directrices para el séder. Para aquellos que tienen permitido y planean utilizar Zoom, FaceTime u otras plataformas digitales para un séder virtual, la Unión para el Judaísmo Reformista creó una guía para formas creativas para tener más invitados en línea.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close