Lo Último

La ONU llama a reactivar la ayuda transfronteriza en Siria, aunque sea reducida

El Consejo de Seguridad de la ONU fue llamado este sábado a votar una renovación por un año de la ayuda transfronteriza en Siria, aunque con un dispositivo reducido impuesto por Rusia en contra de la posición de los países de Occidente.

El resultado de la votación, que se desarrolla por escrito por las medidas de prevención del covid-19 que impiden las reuniones presenciales en la ONU, se espera para el fin de la tarde, según diplomáticos.

La autorización de la ONU para el mecanismo de ayuda humanitaria transfronteriza expiró el viernes, tras una semana de debates infructuosos.

Alemania y Bélgica, encargados del tema humanitario del caso sirio en la ONU, entregaron a sus socios durante la noche un último proyecto de resolución que prevé el mantenimiento de un único punto de acceso en Siria, frente a los dos que existían hasta el viernes.

El cruce por la frontera turca en el noroeste de Siria, en Bab al Hawa, se mantendría "por un periodo de 12 meses, hasta el 10 de julio de 2021", según el texto obtenido por la AFP.

Ese punto permite el acceso a casi 4 millones de personas que viven en la región insurgente de Idlib, que el régimen sirio no controla.

El Consejo pediría también al secretario general de la organización un reporte "al menos cada 60 días".

Esta solución para el mecanismo transfronterizo responde a la demanda de Rusia, expresada hace varias semanas, de suprimir el punto de acceso de Bab al Salam que conduce a la región de Alepo.

Para salvar al menos una parte del mecanismo de ayuda, los países occidentales renunciaron a su "línea roja" de mantener dos puntos de acceso.

En un tuit, el jefe de la diplomacia alemana Heiko Maas llamó el sábado a Rusia y a China a "no bloquear más un compromiso".

La autorización transfronteriza de las Naciones Unidas permite la entrega de ayuda a la población siria sin la aprobación de Damasco.

Rusia, que considera que el dispositivo viola la soberanía de su aliado sirio, ha señalado que el punto de entrada en Bab al Salam se utilizaba mucho menos que el de Bab al Hawa y que la ayuda sujeta al control de Damasco podía aumentarse para la región de Alepo.

– Veto repetido –

Para los países occidentales, estos argumentos no son válidos. Consideran que no hay ninguna alternativa creíble al arreglo transfronterizo y sostienen que la burocracia y la política sirias impiden que la ayuda llegue de manera eficaz a zonas no controladas por el régimen.

El miércoles, Estados Unidos llegó a decir a la AFP que mantener dos puntos de acceso en Siria era una "línea roja".

Los 15 miembros del Consejo de Seguridad tienen hasta el sábado a mediodía para presentar enmiendas al texto de Alemania y Bélgica antes de someterlo a votación.

Durante la noche del viernes al sábado, Rusia envió dos enmiendas pidiendo una mención del impacto de las sanciones unilaterales impuestas a Siria (dirigida implícitamente a Estados Unidos y Europa) y destacando la eficacia de las entregas de ayuda realizadas bajo el control del régimen sirio.

Es probable que no se aprueben estas enmiendas, que la AFP obtuvo, durante la votación destinada a su aprobación el sábado.

China también propuso una enmienda más conciliadora, al solicitar que se destaque el trabajo del secretario general de la ONU en la lucha contra la pandemia del covid-19, "en particular su llamado a un cese al fuego mundial e inmediato".

Luego de vetarlo a finales de diciembre, en enero pasado Moscú redujo el dispositivo transfronterizo de cuatro a dos puntos de paso y por seis meses, pese a que la autorización se renovaba cada año desde que se creó el mecanismo en 2014.

Esta semana, Rusia y China volvieron a recurrir a su derecho al veto como miembros permanentes, el martes y viernes, bajo el riesgo de ser acusados por ONG y países occidentales de abusar de él y de politizar un asunto humanitario.

Para que una resolución sea adoptada debe contar con un mínimo de 9 votos de los 15 integrantes del Consejo de Seguridad, sin el voto en contra de uno de los cinco miembros permanentes.

El último doble veto del viernes por parte de Moscú y Pekín computa como la ocasión número 16 en la que Rusia vota contra un texto relacionado con Siria desde el comienzo de la guerra en 2011, y la décima vez que China lo hace.

El jefe de la ONU, Antonio Guterres, pidió en junio ampliar a un año el dispositivo transfronterizo, incluyendo por lo menos los dos puntos de acceso utilizados hasta el viernes por las ONG, en particular previendo el riesgo de que la pandemia se extendiera a la región.

prh/ia/lp/piz/dg

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close