Lo Último

Falleció Wim Suurbier, pilar de Holanda y Ajax en los 70

BRUSELAS (AP) — Wim Suurbier, un zaguero que fue fundamental en el engranaje del “Fútbol Total” del Ajax y la selección de Holanda en la década de 1970, ha fallecido, informó el lunes su exclub. Tenía 75 años.

Suurbier, quien falleció el fin de semana, conquistó tres Copas de Europa con el sensacional Ajax. También jugó en dos finales de la Copa Mundial con Holanda, tocándole perder en ambas.

En una nota sobre el deceso de Suurbier en la página web de Ajax, el club de Amsterdam le escribió como “el primer lateral moderno holandés”.

No se informó la causa del fallecimiento.

Por todo el genio creativo de jugadores como Johan Cruyff, el esquema táctico que permitió a Ajax conquistar tres Copas de Europa dependió de las prestaciones de sus sagaces, rápidos y solventes defensores.

Aunque Suurbier no se acercó nunca al talento de Cryuff, se convirtió en el modelo del lateral derecho de la actualidad, por su veloz despliegue por toda la banda.

“Era igual de rápido con sus piernas que con la lengua, pero tenía un corazón de oro", dijo Ruud Krol, su compañero de zaga.

Nacido al final de la Segunda Guerra Mundial, Suurbier irrumpió justo en el esplendor de Cruyff y el técnico Rinus Michels.

La combinación del máximo futbolista holandés de todos los tiempos y el máximo técnico redituó el “Fútbol Total”, una revolucionario cambio táctico en que los jugadores intercambiaban funciones, presionaban al rival por toda la cancha y se movían con una fluidez alucinante.

Suurbier se sintió a sus anchas con la casaca de rayas con colores blanco y rojo de Ajax y la naranja de Holanda. Asfixiaba el avance de los delanteros y subía por el carril con una velocidad que pocos podían responder.

Durante varios años, no había equipo o técnico que pudo contrarrestar al “Fútbol Total”. Ajax encadenó tres Copas de Europa entre 1971-73. Suurbier fue protagonista en todas.

Luego fue el turno de 1974, el año más emocionante y traumático del fútbol holandés. Con su pelo largo y camisetas por fuera, el seleccionado arrasó con todos en las primeras etapas del Mundial de Alemania Occidental, dando recitales de fútbol vistoso.

Instantes previos a la final, Suurbier y compañeros bromeaban sobre un momento trascendental. Se adelantaron en el marcador tras apenas un minuto, pero se derrumbaron ante el pragmatismo de los anfitriones alemanes, que remontaron para imponerse 2-1.

Suurbier se mantuvo con la selección por cuatro años más y llegó a estar más cerca de ganar un Mundial en 1978. Los holandeses remataron al poste en los últimos minutos de los descuentos, un gol que les hubiera dado el título. Acabaron perdiendo 3-1 ante la anfitriona Argentina, y la carrera internacional de Suurbier llegó a su fin.

Se fue a Estados Unidos para acompañar a Cruyff con Los Ángeles Aztecs em 1979, pero su carrera estaba en declive. Se quedó en el país durante más de tres décadas, desempeñándose como entrenador y hasta de barman.

Más allá de su buen rendimiento en la cancha, Suurbier era conocido por su alegre personalidad. Se le recordó tanto por las bromas que le hacía a sus compañeros, escondiéndoles las medias, como por todos los trofeos que ganó.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close