Lo Último

Alberto Fernández convocó de urgencia a Olivos a Axel Kicillof e intendentes bonaerenses para tratar de destrabar el conflicto policial

El presidente Alberto Fernández citó al gobernador Axel Kicillof y a una docena de intendentes de la primera y tercera sección del Gran Buenos Aires para tratar de destrabar el conflicto en el seno de la Policía Bonaerense que jaquea a la administración provincial y que este miércoles llegó hasta las puertas de la quinta de Olivos, una afrenta con la que el Gobierno no contaba hasta anoche.

Se especulaba que el Presidente emitiría una declaración oficial después del encuentro, pero voceros oficiales no confirmaron aún si habrá mensaje presidencial después del cónclave, convocada en el tramo más álgido de la protesta policial que puso además en el centro de la escena al ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni.

Sin embargo, según confiaron altas fuentes oficiales, el jefe de Estado evalúa grabar un mensaje para transmitir este mismo miércoles. “Quiere hacerse cargo del problema para darle una mano a Axel”, aseguraron desde Olivos. Busca en ese sentido evitar una escalada de las protestas, replicadas en varios distritos del interior del país.

Este mediodía, durante un evento en el distrito de Quilmes, Fernández habló por primera vez sobre el conflicto salarial, después de que decenas de uniformados trasladaran la protesta desde Puente 12, en la base operativa de la fuerza bonaerense en La Matanza, hasta las puertas de la residencia de Olivos, una jugada que desató la ira del Frente de Todos. “Esto no se resuelve escondidos en patrulleros tocando bocina”, planteó el jefe de Estado en compañía de Kicillof y la intendenta Mayra Mendoza.

Un rato antes del evento en Quilmes, el mandatario había intentado abrir un canal de negociación directo con los policías que empezaron a congregarse desde media mañana sobre la calle Maipú, pero los uniformados se negaron. Después de que Fernández convocara a Olivos al gobernador y a los intendentes del PJ y de la oposición del Gran Buenos Aires, el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, y el vocero Juan Pablo Biondi volvieron a insistir en el diálogo cara a cara con los agentes de la Policía. Pero volvieron a rechazar la invitación.

protestas-de-policias-frente-a-la-quinta-de-olivos
Los policías frente a la quinta de Olivos (Franco Fafasuli) (Franco Fafasuli/)

La reunión de Olivos se da además en un marco de tensión interna en el Frente de Todos por el creciente malestar de los intendentes del oficialismo con Berni, que todavía cuenta con el aval de Cristina Kirchner. Desde el inicio de la gestión que los jefes comunales mantienen un vínculo tirante con el ministro, cuyo manejo operativo y hasta comunicacional de su cargo los sulfura.

De hecho, en el entorno del funcionario están convencidos de que el reclamo salarial, sustentado en los magros sueldos de los uniformados y las pésimas condiciones laborales que arrastran desde hace años, estuvo apuntalado por “fuego amigo”.

La convocatoria de Olivos, de todos modos, busca dar un mensaje robusto para cortar de una vez por todas el reclamo. Para eso irán además intendentes de la oposición, como Jorge Macri, Néstor Grindetti y Diego Valenzuela, que en las últimas 48 horas tuvieron línea directa con María Teresa García, la ministra de Gobierno bonaerense.

La vicegobernadora, Verónica Magario, también será de la partida en el cónclave de esta tarde.

alberto fernandez sabina frederic sergio berni axel kicillof seguridad
Alberto Fernández, Sabina Frederic, Axel Kicillof y Sergio Berni, el viernes pasado

A primera hora de la mañana, el virtual viceministro de Seguridad bonaerense, Darío Ruiz, se reunió con los líderes de la protesta policial en Puente 12. “La reunión no fue buena”, explicaron colaboradores de Berni. Desde temprano, el Presidente y Kicillof empezaron a estudiar el petitorio entregado por los uniformados y comenzaron a definir la respuesta oficial, que se anunciaría este jueves.

El viernes pasado, Fernández, el gobernador, la ministra Sabina Frederic y Berni, y los intendentes del Conurbano presentaron el plan de seguridad para el Gran Buenos Aires, de más de $30 mil millones, destinado a combatir el delito en la región más caliente de la Provincia.

Tres días después, la fuerza sorprendió con un reclamo salarial que no estaba en los papeles y que, según los propios dirigentes del oficialismo, fue subestimado por las autoridades políticas bonaerenses. Berni figura al tope de los reclamos.

Seguí leyendo:

El reclamo de la Policía Bonaerense se trasladó al interior del país con protestas de las fuerzas de siete provincias

12 mil pesos de aumento: los términos de la nueva negociación entre Sergio Berni y los policías bonaerenses

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close