Lo Último

Alberto Fernández sigue el debate por el aborto a distancia y descartó ir al Congreso para apoyar la ley

Minsitros y diputados se reunieron con Sergio Massa

Tres palcos fueron reservados en la Cámara de Diputados y corrió el rumor de que serían ocupados por Alberto Fernández en caso de asistir a la sesión donde se debate la interrupción voluntaria del embarazo y el proyecto de ley de los Mil Días que garantiza ayuda social a mujeres embarazadas y niños hasta los tres años. Sin embargo, avanzada la tarde, el Presidente descartó la posibilidad y finalmente seguirá el debate a distancia. Varios de los ministros y asesores ya estuvieron presentes, lo que deja en claro el apoyo del Ejecutivo. Esa composición no se repite en la misma proporcionalidad en el bloque mayoritario y el número de 130 a 131 votos que podría tener la media sanción tiene una composición heterogénea.

El presidente del cuerpo, Sergio Massa, mantuvo una reunión en el Salón de Honor con el ministro de Salud, Ginés González García; la ministra de Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; la ministra de Seguridad, Sabina Frederic; la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra; la titular de ANSeS, Fernanda Raverta, y el médico y presidente de la comisión de Salud, Pablo Yedlin. Como muchos diputados y diputadas, varios de ellos llevan algún detalle verde, el color de la campaña nacional por el aborto seguro, legal y gratuito. Yedlin usa una corbata de ese color, Ibarra una pulsera y Frederic tapabocas, pulsera y collar. En el recinto hay anteojos, anillos, blusas y pañuelos tanto verdes como celestes, lo mismo que se ve en la calle.

En la charla en el salón contiguo al despacho de Massa se habló sobre los votos divididos que tendrá el Frente de Todos. De todos modos lo más importante fue la foto difundida como una manera de resaltar ante quienes están en contra que el proyecto de ley fue un pedido del Presidente al Congreso, que prometió la ley en campaña. Y le da aún más volumen político quizás que el que tuvo el Aporte Solidario Extraordinario para el que Alberto Fernández pidió a tres ministros que asistieran al debate. Esta vez la lista de invitados en los palcos, donde se van rotando, es más larga.

La mayoría de los funcionarios que pasaron hasta esta hora por el Congreso reclaman la IVE desde hace muchos años. Ginés González, por ejemplo. Sin embargo el presidente del PJ, el sanjuanino José Luis Gioja, ya votó en contra dos años atrás y volverá a hacerlo. Aunque pasaron el mensaje, aseguran que no hay “presiones” ni negociaciones ya que el número de votos estaría garantizado. No serán necesarias más modificaciones que las propuestas por el Senado (acompañamiento para las niñas de 13 años embarazadas que pidan abortar y la objeción de conciencia institucional).

massa gabinete aborto 2020

Mientras conversaban en el Salón de Honor, en el recinto hubo un anuncio: la diputada Flavia Morales, del Frente Renovador de la Concordia, dijo que aunque en 2018 votó en contra cambió de opinión y esta vez su voto será positivo. La suma entonces ascendería a 131, según los cálculos de algunos que llevan el punteo. En contra: 117. Habría al menos dos ausencias previstas (la diputada Roxana Reyes por la muerte de su hijo y el diputado Eduardo Cáceres de San Juan, denunciado por violencia de género). Y probablemente más abstenciones que dos años atrás cuando sólo se abstuvo la cordobesa Alejandra Vigo que este año vota en contra.

Ante ese escenario, corrió la voz respecto de la posible presencia de Alberto Fernández que hoy cumple un año en la Casa Rosada y que en este caso, a diferencia de Mauricio Macri, no solo habilitó el debate sino que quiere la sanción de la ley. Los diputados y diputadas lo esperaban para mañana a la mañana, cuando se votará la ley de los Mil Días que apoyan todos los diputados nacionales excepto los dos de la izquierda. La media sanción saldría casi por unanimidad y su presentación y tratamiento fue un gesto presidencial hacia los distintos cultos, hacia el papa Francisco en particular, y hacia los legisladores que dudaban de votar la ley del aborto. Incluso se pidió a los legisladores que sea cual fuere el horario acompañen esta ley con la misma intensidad, presencialidad y votos que la IVE, que genera obviamente más polémica.

Las opiniones estuvieron divididas respecto de la conveniencia política de la presencia de Alberto Fernández. Incluso quienes defienden la ley desde el Frente de Todos creían que su eventual visita al Congreso debía contemplar ambas leyes y a todos los ciudadanos, verdes y celestes, que esperan en la calle, divididos. Y también sostenían que no todos los peronistas votarán a favor y que muchos opositores sí lo harán. Señalan como ejemplo a los más duros y confrontativos como Fernando Iglesias. Nadie quería generar malestar entre ningún diputado. La estrategia sigue siendo ampliar lo más posible el número de votos para dar una fuerte señal al Senado, donde el aval está más ajustado.

Hace dos días el Presidente le dijo a Infobae que no tenía previsto participar de la sesión. Varios diputados de peso enviaron a la Casa Rosada el mensaje de que no creen conveniente que tome más partido del que ya tomó. De hecho, la diputada de la Coalición Cívica Marcela Campagnoli reprochó al Presidente el envío de una ley “que nos divide”. En el Gobierno la consideran una ley necesaria y una política de salud. Pero que “sea ley”, como propone el lema de la campaña, aún no está garantizado en el Senado. Y eso sí es un riesgo para el Presidente aunque su amigo Ginés González García, consultado en conferencia de prensa, pidió despolitizar el debate. “Se trata de un tema de salud”, cerró.

Seguí leyendo:

Qué funcionarios del Gabinete fueron al Congreso para seguir de cerca el debate de los diputados sobre la legalicación del aborto

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close